Nuestros quesos

Una vez que se cuaja la leche y dejamos pasar el tiempo, ya tenemos un queso. No hace falta mucho más. Pero eso es como el sexo sin amor. Habrá un alimento y se ingerirá, pero ¿qué hay de todas las sensaciones que podríamos  haber experimentado?

En muchas ocasiones, el ritmo de nuestras vidas no nos permiten disfrutar de cuatro detallitos que el mundo pone a nuestro alcance. A veces no nos da tiempo de vivir mientras vivimos y tenemos que ahorrar tiempo para poder vivir como nos gustaría después de haber vivido como no nos queda más remedio vivir.

Por eso nos resistimos a ser devorados por el día a día y queremos proponer quesos bien hechos pero con sus detalles. Buscamos quesos que no sean “este mismo” de la estantería refrigerada del súper, buscamos quesos artesanales.  Queremos ofrecer singularidades de calidad para deleite de los sentidos.

Como son nuestros quesos

Nuestros quesos son casi siempre de leche cruda y de producción limitada, quesos artesanales, directamente desde el pastor o el afinador. En algunos casos, conocemos a los propios rebaños porque queremos estar tan cerca de la producción como sea posible. Así podemos entender bien las peculiaridades que la alimentación, la raza de los animales, las particularidades del proceso, etc, confieren  al queso que vamos a degustar.

Selección de quesos

Nuestros quesos artesanales se presentan por piezas o porciones de aquellos que es posible cortar. También pueden presentarse en surtidos al gusto para que no sea necesario dedicar mucho tiempo a preparar una pequeña degustación. Lo mismo, se pueden montar cestas para regalo para seres queridos que queráis obsequiar por el nacimiento de un hijo, una onomástica o un homenaje de cualquier tipo. Y si lo necesitas, se puede confeccionar para tus clientes o amigos lotes con nuestros quesos artesanales y añadir incluso otros productos de calidad como ahumados, aceites, embutidos, etc.