was successfully added to your cart.

Camembert de Baviera

By 30 octubre, 2017Quesos

Existen menciones de la producción de queso en Camembert desde 1680. Sin embargo, tal como lo conocemos hoy, se comenzó a presentar en el tiempo de la Revolución francesa, cuando recibió influencias claras del tipo Brie. Pasados unos cien años, se comenzó a embalar en cajitas de madera para facilitar su transporte. Finalmente, en los primeros años del siglo XX cambió su aspecto azulado por el actual blanquecino, ya que su corteza se comenzó a inocular con Penicillium Candidum.

Hoy, el Camembert se fabrica en diferentes lugares del mundo, como es el caso de Baviera. La tradición de producir tanto Camembert como Brie, llega a Baviera con el paso del siglo XIX al XX. Fue tan amplia su difusión que hoy es muy fácil encontrarlo en supermercados y restaurantes. Cierto que suele ser de leche pasterizada, debido a que la pasterización, como medio de garantizar la calidad de la leche, más que aceptada socialmente, casi es reclamada. Pero siempre se puede encontrar algún productor que mima con esmero el producto y trabaja con leche cruda de muy buenas características. Tal es el caso de Hubert Stadler, maestro quesero de Herrmannsdorfer, ubicado en la localidad bávara de Glonn.

Es costumbre local consumirlo con una maduración demasiado corta en comparación con lo que se prefiere en Francia. Sin embargo, consumir el Camembert en etapas más tempranas también permite otro tipo de usos, como es su mezcla con otros ingredientes en la receta tradicional del Obazda, de los años 20 del pasado siglo. En esa época, se comenzó a ofrecer como aperitivo y merienda a los clientes de la taberna de la más antigua cervecería del mundo: Weihenstephan. También es bastante fácil encontrarlo rebozado y frito, servido con alguna mermelada local.

Camembert Baviera abierto r
Camembert Baviera entero r

Dónde: Baviera, Alemania.

 Finales del siglo XIX.

Leche: Cruda o pasterizada de vaca.

Curación: 21 días como mínimo.

A la vista: Cilíndrico, de unos 11 cm de diámetro y 3 cm de espesor. Corteza clara y rugosa, cubierta de moho blanco.

Presentación y corte: Piezas de unos 250 gramos (puede llegar a 400 gramos). Blando al cuchillo, de color blanco o  amarillento muy claro

Al gusto: muy ligeramente amargo, es cremoso. Va adquiriendo más y más sabor conforme aumenta el tiempo de afinación.

Leave a Reply